Carrera 9 – Nº 2-199 sur .B/ Diviso – Hogar San Vicente de Paul. Mocoa, Putumayo voluntariasvicentinas@gmail.com (+57) 8 4204010 / 320 3402 621

Quienes Somos

HISTORIA

Como decía San Vicente en una de sus conferencia a las señoras en 1971 » Hijas mías vosotras hoy no sois, lo que erais en un principio, pero tampoco sois actualmente, lo que seréis después»
la Voluntaria Luz Angela Florez, en su escrito apuntes que hacen historia decía que esta frase muestra el ayer, hoy y el mañana de la Asociación, 47 años de compartir unos propósitos, de luchar contra dificultades, comunes, de cargar hombro a hombro responsabilidades de recibir privilegios espirituales a los que se le han dado importancia relativa, han ido imprimiendo a nuestros actos un sello especial   y han vinculado en tal forma el Voluntariado a nuestras vidas, hoy podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que en estos años fue quedando nuestra obra.

La Asociación de Voluntarias Vicentinas de la Caridad de Mocoa, es una  institución sin ánimo de lucro, fundada en Mocoa el 15 de junio de 1971, formada por mujeres católicas, motivadas por las enseñanzas de San Vicente de Paúl y conscientes de todas las formas de pobreza que azota a nuestras regiones especialmente nuestro Departamento.
Nuestro grupo está conformado en este momento por 30 voluntarias consagradas, cada tres años se elige una junta directiva conformada por siete integrantes quienes con la ayuda de las voluntarias lideran los proyectos emprendidos.

MISIÓN

Prestar individual y comunitaria mente la promoción humana, cristiana de las comunidades más necesitadas con el propósito de mejorar las condiciones de vida, a través de diferentes programas de asistencia y promoción social, dirigidos a niños y jóvenes de riesgo social, ancianos y enfermos.

VISIÓN

Ser fuerza transformadora en la sociedad, actuando en las estructuras políticas y sociales conscientes de la corresponsabilidad social en todos los actores, que permita mediante la práctica difundir e implantar los principios sociales de la iglesia, inspirándose en el espíritu evangelizador de San Vicente de Paúl.
 

 CARISMA

Dar testimonio de Cristo especialmente por la actitud de servicio y amor a los necesitados. Con el carisma que imprimió San Vicente de Paúl ¨mirad en el que sufre, en el pobre, en el necesitado, en el indigente, en el enfermo, en el anciano desprotegido, el mismo Rostro de Cristo, para así, poder servir mejor y pensar siempre que Jesús camina con nosotros.